Telégrafo Óptico (Sistema de Semáforos)

El Telégrafo Óptico de Semáforos fue inventado por los hermanos Chappe en Francia en 1792. Claude Chappe, el inventor principal, primero llamó a este dispositivo un taquígrafo, «el que escribe rápido». Finalmente fue rebautizado como telégrafo, aquello que escribe a distancia, por el ejército francés, que usaba el sistema de Telégrafo Semáforo para la coordinación en batalla. La historia etimológica de esta tecnología sugiere que permitió grandes avances tanto en velocidad como en alcance geográfico para mensajes de texto de forma corta y larga distancia.

El sistema de Telégrafo de semáforos estaba compuesto por torres que tenían dos brazos conectados por un brazo transversal y controlados por poleas y ruedas. El operador del telégrafo del semáforo retransmitiría mensajes ajustando físicamente las posiciones de los brazos. Las posiciones de los brazos fueron decodificadas y transcritas en texto por el operador de la siguiente torre que utilizó un telescopio y un Libro de Códigos del Sistema de Semáforos. El operador repetiría este proceso para transmitir el mensaje a la siguiente torre. Los mensajes se podían transmitir de torre en torre hasta que llegaran a su destino final. Dado que esta era una tecnología inherentemente visual, las torres estaban aproximadamente a 25 km de distancia entre sí para mantener la línea de visión.

El Telégrafo de semáforos fue el primer sistema mecánico para comunicaciones de larga distancia que se inventó. Estuvo en uso generalizado a mediados del siglo XIX en Francia, y en su apogeo «comprendía 534 estaciones que cubrían más de 5.000 km» (Schofield, 2013). Este sistema redujo el tiempo necesario para enviar un mensaje de París a las fronteras del país de tres a cuatro días a tres a cuatro horas (Schofield, 2013). Otros países como Suecia, el Reino Unido y España desarrollaron extensas redes, a veces utilizando mecanismos y códigos de señalización alternativos, pero siguiendo el mismo principio (Villar-Ribera, 2011).

La prominencia del Sistema de Semáforos fue de corta duración. En 1846, Francia comenzó a reemplazar el sistema de Telégrafo de Semáforos por el Telégrafo Eléctrico. En 1852, el telégrafo de Semáforos ya no estaba en uso. Era costoso de mantener, requería trabajo manual extenuante y dependía de demasiados factores que no se podían controlar. Estos incluyen la luz del día y el buen tiempo. (además, los mensajes no eran seguros ni privados, ya que se mostraban al público en lugares necesariamente muy visibles. A pesar de su desaparición relativamente rápida, el impacto del Telégrafo del Semáforo todavía se puede ver hoy en día. Se establecieron redes físicas y, por lo tanto, permanentes que conectaban las principales ciudades y las zonas rurales, lo que, mediante la transmisión rápida de mensajes urgentes, permitió experiencias nacionales colectivas. Mensajes históricos como la victoria militar francesa en Quesnoy en 1794 y la noticia del éxito de Napoleón en la toma del poder en 1799 se transmitieron a través de las redes telegráficas de semáforos (Flichy, 1993).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.